Es importante tener un buen descanso para tu cuerpo, y por ello, hoy te traemos 4 signos que indican que debemos cambiar el colchón para obtener un mejor reposo.

Te levantas cansad@cambiar el colchón, colchón, cambiar, descanso, dormir, signos , colchones, cama,

La actividad diaria (trabajo, fiestas, gimnasio…) influyen en nuestro descanso. Pero existen señales que te marca tu cuerpo y mente, señales a las que debes prestar atención para cambiar tu colchón.

El día lo empiezas y lo acabas tumbad@ en tu colchón, cuando empiezas un nuevo día no debes sentir pesadez en el cuerpo, sino ligereza, es cierto que a algún@s nos cuesta más pegarnos el madrugón, pero no confundir sentir sueño con pesadez, molestias, dolores, calambres… en el cuerpo. Y si al acabar el día no tienes ni sientes el placer de tumbarte en tu cama o que necesitas un masaje,  es posible que haya llegado el momento de cambiar tu colchón.

 

Pieza duradera
Es una pieza fundamental en nuestro día a día, una pieza a la que damos un machaque diario durante mínimo 8 horas. A lo largo de los 8 años tanto la temperatura de ambiente como la corporal varían y no siempre le damos la protección (fundas protectoras) necesaria a nuestro colchón.

Es la pieza que nos acompaña en nuestras horas más íntimas y vulnerables. Por eso la recomendación del cambio cada 8 u 10 años, siempre que el colchón adquirido sea de calidad.
Es recomendable pasado este período de tiempo darle un vistazo y si tenemos dudas podemos llamar a un profesional para que nos lo valore.

 

colchón, cambiar, descanso, dormir, signos , colchones, cama Dolor lumbar
La musculatura profunda es la responsable de mantener la estabilidad de la columna lumbar. Por ello el colchón debe respetar nuestra curvatura natural de la columna.

Al acostarnos no debemos sentir ningún tipo de presión y tampoco debemos sentir hundimiento en la zona lumbar, simplemente debemos sentir un sustento ligero sin que llegue a crear presión.

Importante observar el colchón, palparlo en la zona del pompis para comprobar que el núcleo mantiene su forma original que cuando lo adquirimos.

Es muy importante este síntoma, ya que a largo plazo, esta inestabilidad de la columna lumbar puede desembocar en la aparición de lesiones degenerativas como protusiones o hernias discales.

 

Olores desagradables
Importante la ventilación de la estancia y el cambio continuo de sábanas, colchas, cojines …
Durante las horas de sueño todos perdemos líquidos en forma de sudor, por ello hay que proteger siempre el colchón.
Si a pesar de todos estos cuidados sentimos olores desagradables incluso poniendo sábanas limpias es posible que el colchón se haya humedecido y necesitemos cambiarlo.
También dependerá mucho de los materiales con los que esté compuesto nuestro colchón, recordando que los muelles ensacados con materiales 100% naturales son los más transpirables.

Recuerda que un buen descanso acompañado de un dieta saludable, ejercicios y masajes son elementos básicos para un estilo de vida saludable.